Si convive con una pérdida de audición no tratada, puede experimentar una serie de consecuencias negativas que reducirán su calidad de vida. Las reacciones varían de un individuo a otro, pero la mayoría puede experimentar algunos problemas psicológicos, sociales y físicos. 

  • Consecuencias psicológicas: vergüenza, pena, culpabilidad, desconfianza, tristeza, depresión, ansiedad, baja autoestima. También irritabilidad y menor tolerancia hacia los demás.
  • Consecuencias sociales: dificultades para la comunicación con familiares y amigos, aislamiento y retraimiento social, fallas de atención / distracción, falta de concentración, problemas en el trabajo.
  • Consecuencias físicas: cansancio, cefaleas, vértigo, tensión muscular, estrés y hasta aumento de la presión arterial.

8

Pero la pérdida de la audición no es sólo una enfermedad del envejecimiento, y ocurre también en niños y jóvenes. En este caso puede traer dificultades para aprender, desarrollar el habla y las habilidades interpersonales importantes necesarias para fomentar la autoestima y tener éxito en la escuela y la vida.

Tratamiento

Para minimizar las consecuencias de una pérdida auditiva es fundamental estar atento a las primeras señales y buscar soluciones lo antes posible.

La pérdida auditiva conductiva en algunos casos puede ser temporal. Dependiendo de la causa específica del problema, se puede solucionar con medicación o cirugía. También se puede corregir con un audífono o un implante de oído medio.

tratamiento

La pérdida auditiva neurosensorial es un déficit auditivo permanente, no reversible. La situación de las personas que la padecen puede mejorar con la utilización de audífonos, implantes cocleares y otros dispositivos de ayuda auditiva. El adiestramiento auditivo y la lectura de los labios también pueden ser beneficiosos.

11

En caso de una pérdida auditiva mixta, entre las opciones de tratamiento se encuentran la medicación, la cirugía, los audífonos o el implante de oído medio.