Para llevar a cabo una valoración completa del oído y la audición no es suficiente realizar un único examen, sino que existe una variedad de pruebas que pueden requerir o no la participación activa de los sujetos (subjetivas u objetivas). El fonoaudiólogo es el profesional entrenado para realizarlas.

Algunas de las exploraciones fundamentales que es posible realizar al paciente son las siguientes: audiometría tonal liminar, logoaudiometría, impedanciometría, otoemisiones acústicas, potenciales evocados auditivos, entre otras.

  • Audiometría tonal liminar: es el procedimiento audiológico más habitual. Consiste en hallar el “umbral auditivo” o mínima cantidad de sonido que el oído de la persona examinada puede percibir. Se determina así el nivel de audición.

audiometria

  • Logoaudiometría: evalúa la capacidad de discriminación o comprensión del lenguaje hablado. Permite estimar si la persona con pérdida auditiva logrará beneficiarse con el uso de un audífono.

logoaudiometria

  • Impedanciometría: no es una prueba auditiva en sí, sino una evaluación de cómo funciona el oído medio ante el estímulo sonoro. Se compone de dos pruebas: la timpanometría, con la que se analiza la movilidad del tímpano; y el estudio de los reflejos acústicos, contracciones involuntarias del músculo del estribo que se desencadenan ante la llegada de sonidos de fuerte intensidad y sirven de protección al oído interno de la estimulación excesiva.

impedanciometria

  • Pruebas supraliminares: permiten hacer evaluaciones a través del campo auditivo, utilizando estímulos sonoros por encima del umbral mínimo. Incluye una serie de pruebas que detectan distorsiones de la sonoridad, como por ejemplo: no percibir el sonido a bajas intensidades pero oírlos con igual o mayor potencia que el oído normal a intensidades fuertes.
  • Otoemisiones acústicas: brindan información objetiva sobre el funcionamiento del oído interno, particularmente de las “células ciliadas externas” de la cóclea. Si bien es una prueba que se realiza tanto en adultos como en niños, forma parte de la evaluación auditiva de rutina que se realiza a los recién nacidos.

otoemisiones

  • Potenciales evocados auditivos: exámenes audiológicos especializados de gran interés clínico y diagnóstico, que de modo objetivo y preciso permiten medir las respuestas eléctricas del sistema auditivo ante un estímulo sonoro de características predeterminadas. Dependiendo del propósito que tenga la valoración pueden realizarse diferentes tipos de potenciales evocados auditivos. Si bien son aplicables a todo tipo de población, son ideales para evaluar la audición de niños pequeños o pacientes con patologías neurológicas.

potenciales