Cómo disfrutar de las fiestas a pesar de la hipoacusia

Las fiestas y reuniones de fin de año están aquí. Si usted o un ser querido tiene problemas auditivos, sabe que los encuentros con familiares y amigos pueden ser muy estresantes. Ofrecemos algunos consejos para que las fiestas sean más inclusivas para las personas hipoacúsicas. 

Hipoacusia y las fiestas

Las festividades de fin de año son un buen momento para reunirse con los seres queridos, pero para quienes tienen dificultades auditivas puede representar una gran preocupación. Incluso si usan audífonos, los niveles elevados de ruido (música, voces superpuestas, niños gritando, tintineo de vasos, etc.) y otros factores, pueden dificultar la participación activa de las personas hipoacúsicas en conversaciones, lo que a menudo causa estrés y ansiedad.

Todos deberían poder participar de la alegría y diversión de las fiestas navideñas. Algunas adaptaciones, tanto de parte de los invitados hipoacúsicos como de los anfitriones, garantizan una mejor experiencia de comunicación durante las celebraciones. 

Consejos para personas con deficiencia auditiva durante las fiestas

Existen algunas estrategias simples que es posible utilizar para escuchar y comprender mejor a los interlocutores. Entre otras:

Use sus audífonos. Si los tiene, póngaselos. Los audífonos digitales modernos están diseñados para filtrar los ruidos no deseados y ayudarlo a concentrarse en el habla. 

Considere el uso de dispositivos de asistencia auditiva. Hay varios disponibles, incluidos los sistemas FM y los micrófonos remotos, que pueden ayudarlo a escuchar mejor en un entorno grupal. 

Busque lugares tranquilos para las conversaciones individuales. Ubíquese lo más lejos posible de la cocina, parlantes y otras fuentes de sonidos. Prefiera las áreas con cortinas y/o alfombras que reducen los ecos y facilitan la comprensión del habla. También los espacios con buena iluminación.

Escoja dónde sentarse. De tener la opción de elegir, prefiera ubicarse en mesas redondas que permiten mantener mejor contacto visual con los demás comensales y realizar lectura labial. Otra posibilidad es sentarse en la parte central de una mesa rectangular, preferentemente con la espalda apoyada en la pared a efectos de bloquear el ruido de fondo. 

Elija sabiamente a su compañero de cena. Busque sentarse junto a un amigo o familiar que esté dispuesto a ayudarlo y que, de ser necesario, repita las partes de las conversaciones que no entendió.

Fomente la interacción cara a cara. Observe las señales no verbales como las expresiones faciales y el lenguaje corporal.

Aproveche el “lado mejor”. Si uno de sus oídos escucha mejor que el otro, manténgalo orientado hacia su fuente de interés o bien gire su cuerpo. 

Converse con quienes están a su lado. Concéntrese en conversaciones uno a uno. Evite los grupos numerosos de personas hablando entre sí. 

Tómese descansos. Los entornos grupales son agotadores física y mentalmente. Los descansos periódicos pueden despejar su cabeza y permitirle renovar energías para continuar con la socialización.

Defiéndase a sí mismo. No dude en expresar sus necesidades. Por ejemplo: pida a los demás que hablen con claridad, no muy rápido y sin gritar.  Busque aclaraciones de ser necesarias. 

Estrategias para el anfitrión

Crear un ambiente inclusivo para las reuniones navideñas significa tomar medidas proactivas para que los invitados con pérdida auditiva puedan interactuar con facilidad, incluso los usuarios de audífonos. Algunas sugerencias:

Cierre las cortinas. De este modo, las paredes, techo y piso absorben las ondas sonoras y disminuyen los posibles ecos.

Evite la iluminación tenue. Ponga lámparas adicionales si la habitación es demasiado oscura. Las luces deben ser suficientemente brillantes como para permitir ver las caras.

Prescinda de centros de mesa grandes y velas voluminosas. Son elementos que bloquean las caras y las pistas visuales.

Disminuya el volumen de la música de fondo. Los villancicos a volumen alto pueden ser una distracción no deseada para una persona con pérdida auditiva.

Reduzca el nivel de los ruidos domésticos que pueden interferir con la escucha. Por ejemplo: no deje mucho tiempo la canilla abierta, ubique a los niños en otro ambiente, aleje a perros, etc. 

Conozca lo que debe y no debe hacer al conservar con un individuo hipoacúsico.

Hable con claridad, de cara a los invitados y no converse mientras mastica o bebe.

Use platos y cubiertos descartables. El traqueteo de los platos de loza o porcelana, así como el ruido metálico de los cubiertos, pueden ser molestos y dificultar las conversaciones.

Una de las mejores cosas de las fiestas de fin de año es la oportunidad de celebrarlas con familiares y amigos. Es una ocasión de reencuentro y reconciliación con los seres queridos, un momento de renovadas ilusiones y esperanzas.

No permitamos que una pérdida auditiva perjudique el espíritu navideño. Tomemos recaudos para que todos puedan disfrutar de la celebración.

¡Le deseamos unas muy felices fiestas!

Fuentes

American Hearing: “Surviving the Holidays with Hearing Aids: A Comprehensive Guide”. Published on November 14, 2023.

Hearingaid.org.uk: “Enjoying Christmas With Hearing Loss”. Written by Kimberley Bradshaw. Medically reviewed by Paul Harrison. Last updated November 24, 2023.

Healthy Hearing: “Four tips for a hearing loss-friendly holiday party or family dinner”. Contributed by Joy Victory, managing editor. Last updated November 21, 2022.

Hearing Loss Association of America (HLAA): “Hear for the holidays!”.

Association of Independent Healthcare Professionals (AIHHP): “How to Enjoy Christmas if you Have a Hearing Loss”. December 20, 2021.

Fidelity Hearing Center: “Tips for Holidays with Hearing Aids”. Dr. David DeKriek

Mutualidad Argentina de Hipoacúsicos (MAH): “Sí, es posible disfrutar de las fiestas de fin de año aun con hipoacusia”. 24 de diciembre de 2019.