La pérdida de audición es un asunto familiar

A diferencia de muchas otras condiciones médicas, la pérdida de audición no afecta solamente al individuo que la sufre, sino también a quienes lo rodean.  Conozca cómo puede impactar en su familia y cómo evitarlo.

Los efectos de la deficiencia auditiva en la vida familiar

Dado que la pérdida de audición puede presentarse de distintos modos, y para muchos se desarrolla de forma gradual a través del tiempo, es difícil comprender los graves efectos que tiene en la dinámica familiar. La principal consecuencia es la limitación de la comunicación, que a menudo se convierte en la mayor fuente de conflicto en las relaciones intrafamiliares.  

El integrante de la familia con dificultades auditivas se estresa al no poder entender lo que le dicen, y poco a poco comienza a retraerse y aislarse. Y el interlocutor normoyente, se molesta y frustra al tener que repetir una y otra vez el mensaje, hablar en voz elevada y escuchar el televisor/radio a un volumen demasiado elevado. Las discusiones se hacen frecuentes, la relación empeora y es más compleja la convivencia. En especial los matrimonios pueden verse sometidos a enormes tensiones.

Asimismo, la pérdida de algo tan valioso como la audición entristece a quien la sufre y en ocasiones lo lleva a un trastorno depresivo. Del mismo modo, el entorno cercano se ve afectado emocionalmente al comprobar que el familiar objeto de su cariño se aparta cada vez más de las personas y de las actividades que ama.

Acordar las opciones de tratamiento

Para evitar los aspectos negativos de la pérdida de audición, la familia debe alentar a su ser querido a buscar la ayuda de un profesional y encarar lo antes posible las medidas terapéuticas apropiadas; todas las investigaciones indican que el tratamiento temprano es el mejor curso de acción para obtener resultados óptimos. Esto puede ser difícil de lograr, ya que la negación de la deficiencia auditiva es un refugio común para quienes la experimentan y una barrera mental que deben superar. El desconocimiento y las creencias erróneas sobre la hipoacusia y el uso de audífonos también retrasan la búsqueda de ayuda. 

Los audífonos de hoy en día son considerados la mejor solución para la pérdida auditiva. La mayoría tiene micrófonos duales, procesamiento de sonido avanzado y comunicación inalámbrica para preservar la claridad del habla y la dirección de donde provienen los sonidos, ayudando a enfocar la audición en el interlocutor de modo automático y con calidad de sonido más natural.

Las encuestas evidencian que las mejoras tecnológicas antes mencionadas han determinado un mayor grado de satisfacción de los usuarios. Los audífonos mejoran la calidad de vida, favorecen la interacción con la familia y amigos, brindan autoconfianza, mejoran la independencia y seguridad, etc. Pero si bien hacen un trabajo increíblemente bueno para amplificar y modificar las señales sonoras, las situaciones auditivas de por sí problemáticas (como una confitería o restaurante concurrido) posiblemente continúen siendo dificultosas.

El entorno familiar es de gran relevancia. Un estudio realizado en el 2016 por G. Singh y colaboradores, demostró que el apoyo y comprensión que brinda la familia a su ser querido hipoacúsico es una motivación para buscar solución al problema auditivo y obtener mejores resultados con los audífonos.

Facilitar la comunicación

Además de la amplificación, algunos trucos sencillos favorecen el intercambio comunicativo de la persona con dificultades auditivas y su familia cercana. Se recomienda tener en consideración las siguientes sugerencias:

  • Encontrar un lugar tranquilo para conversar.
  • Gestionar el ruido de fondo (silenciar o bajar el volumen del televisor o la radio, prestar atención al ruido de ventiladores, el aire acondicionado e incluso los electrodomésticos, etc.).
  • Hablar frente a frente para facilitar la labiolectura y poder visualizar las expresiones faciales y gestos naturales que complementan la información.
  • Asegurarse de que haya buena luz.
  • Llamar la atención de la persona hipoacúsica antes de iniciar el diálogo. 
  • Hablar a un volumen moderado, no gritar.
  • Conversar a velocidad normal y hacer pausas. 
  • No cambiar de tema abruptamente. 
  • De ser necesario repetir la oración o reformular el mensaje.
  • Tener empatía.
  • Ser pacientes y positivos.

 

Las consecuencias de una pérdida auditiva no se limitan a la persona que la sufre. Hermanos, hijos, padres, cónyuge… todos se ven afectados.

Anime a su ser querido a consultar con un médico otorrinolaringólogo y establezca algunas reglas básicas para facilitar la comunicación.

Fuentes:

HearUSA: “Hearing loss and family life”.

Massachusetts Academy of Audiology (MAA): “Hearing loss is a family matter”.

Healthy Hearing: “Hearing loss affects the entire family”. Contributed by Susanne Jones, BC-HIS, customer support manager, Healthy Hearing.  Last updated December 28, 2021.

Olive Union: “Hearing Loss Affects The Whole Family”. Written by Jackie Rupp. October 5, 2020.

Revista Gaceta Audio: La importancia de la familia. Autora: Leticia Gómez. Febrero 18, 2018.

The Hearing Review: “Family-Centered Adult Audiologic Care: A Phonak Position Statement”. By Gurjit Singh, PhD; Louise Hickson, PhD; Kris English, PhD; Sigrid Scherpiet, PhD; Ulrike Lemke, PhD; Barbra Timmer, MACAuD; Ora Buerkli-Halevi, MS; Joseph Montano, EdD; Jill Preminger, PhD; Nerina Scarinci, PhD; Gabrielle H. Saunders, PhD; Mary Beth Jennings, PhD, and Stefan Launer, PhD. April 2016.

TruHearing: “Tips to Improve Communication with Your Family After Hearing Loss”. 

Mutualidad Argentina de Hipoacúsicos: “No quiero usar audífono”. Agosto 30, 2023.