Mis audífonos se mojaron: ¿Qué hago?

El agua ha sido desde siempre el gran enemigo de los aparatos electrónicos, incluidos los audífonos. Le contamos qué debería y qué no debería hacer en caso de que se mojen accidentalmente. 

Los audífonos y el agua no se llevan bien

Los audífonos de hoy en día resisten mejor la humedad que los fabricados años atrás. Esto se debe a que son tratados con un revestimiento especial basado en moderna nanotecnología, que brinda protección a la carcasa externa y a los componentes electrónicos internos, aumentando la resistencia al agua y la durabilidad. Pero que sean “resistentes al agua” de ninguna manera significa que sean “impermeables”. Las audífonos pueden resistir la traspiración al hacer actividad física, una lluvia ligera o un chapuzón ocasional, pero no una inmersión prolongada.  Nunca los sumerja intencionalmente en un medio líquido. 

¿Cómo puede saber si sus audífonos son “resistentes al agua”?

Para conocer este dato debe consultar el manual de instrucciones de uso de sus audífonos y buscar el código IP, el cual hace referencia a una normativa internacional que define el nivel de protección que tienen ante la entrada de agentes externos: sólidos o líquidos.  El primer número indica la protección contra el polvo en una escala de 1 a 6; el segundo contra el agua, en una escala de 1 a 8. 

Los modelos más resistentes al agua son los audífonos certificados IP68.

¿Por qué es peligroso que se mojen sus audífonos?

La humedad y la exposición a líquidos puede corroer los circuitos electrónicos de los audífonos y los contactos de las pilas, impidiéndoles funcionar de manera eficaz y, en ocasiones, dañándolos permanentemente. 

¿Qué debe hacer y qué no debe hacer si se mojan sus audífonos?

Si olvidó quitarse los audífonos antes de tomar una ducha, lo sorprendió un chaparrón o se le cayó alguno en el lavatorio, existen medidas que puede implementar para “rescatarlos”. Cuánto más rápido actúe mayores serán las posibilidades que van a tener sus dispositivos.

Apague los audífonos. Desconéctelos lo antes posible luego de haberse mojado. No intente usarlos inmediatamente ni enchufarlos a ningún dispositivo. 

Extraiga las pilas. Retírelas y deséchelas si son de zinc-aire, ya que son propensas a corroerse después de la exposición al agua y pueden dañar los audífonos. 

Seque los audífonos por dentro y por fuera. Agite suavemente los dispositivos con los compartimentos para las pilas abiertos, de modo de expulsar el agua que tienen adentro. Seque la humedad visible de la carcasa exterior y del interior de los portapilas, utilizando una toalla de papel o un paño de tela sin pelusas. No exponga los dispositivos a la luz solar directa; nunca los coloque en el microondas, en el horno o sobre el calefactor; tampoco use secador de pelo. 

Si tiene audífonos recargables no es posible quitarles las pilas, solamente apáguelos.

Use un deshidratador de audífonos.  Introduzca los dispositivos en un recipiente con un agente desecante (sílica gel) que absorbe el exceso de humedad. Déjelos un par de días para que sequen totalmente.

Si no tiene deshidratador, pongo a secar los audífonos en algún lugar de su vivienda que sea moderadamente cálido y con buena ventilación. Apóyelos sobre una superficie (papel de cocina, periódico, pañuelo tipo Carilina, etc.) que absorba la humedad, siempre con los portapilas abiertos.

Si los audífonos son recargables póngalos en su cargador. La carga hace que aumente la temperatura debajo la tapa y esta condición de calor puede usarse para secar los audífonos mientras se están cargando.

Seque el “espagueti” (usuarios de audífonos retroauriculares).  Separe los moldes del audífono y agítelos sobre una toalla o papel tipo carilina con el fin de eliminar la mayor cantidad de agua posible. Puede también utilizar una pera de goma.

Compruebe cómo funcionan los audífonos cuando estén completamente secos. Mantenga apagados los dispositivos hasta ese momento. Recién entonces póngales pilas nuevas y enciéndalos para corroborar su funcionamiento.

Haga revisar los audífonos en el Laboratorio Técnico. Incluso si los dispositivos funcionan bien es importante que profesionales idóneos realicen una limpieza y secado minucioso y, eventualmente, efectúen las reparaciones necesarias.

Es inevitable que ocurran accidentes, pero no entre en pánico. Lo más probable es que los audífonos puedan recuperarse completamente después de exponerse el agua. Actúe de manera rápida pero segura.

Fuentes:

Hearing Health Foundation: “My Hearing Aids Got Wet: Now What?”. By Emily Martinson, Au.D., Ph.D. April 23, 2020.

Hearing Direct: “Three important things to do if your hearing aid gets wet”. Author: Stuart Canterbury. February 4, 2021.

Hearing Insider: “Hearing Aids Got Wet?”. Written by Jonathan Javid Au.D. Last Updated: July 18, 2023.

Hearing Now UK “What should I do if my hearing aids get wet?”. By Koorosh Nejad. Last Updated: Nov 20, 2023.

Hear Canada: What To Do If Your Hearing Aids Get Wet”.

Oticon: “¡Mis audífonos se han mojado! ¿Qué debería hacer?”. Por Equipo Oticon. Febrero 25, 2022. 

Quiero oír: “Mi audífono se ha mojado ¿Qué hago?”. Agosto 2, 2021.

Audífono.es: “¿Qué hacer si se mojan mis audífonos?”.